Niños con diabetes tipo 2 no están en cifras oficiales | Carlos Lomelí
REPLICA DE MEDIOS
Niños con diabetes tipo 2 no están en cifras oficiales
11 Noviembre 2016

Niños con diabetes tipo 2 no están en cifras oficiales

Medio:
Milenio
Autor: 
Blanca Valadez

México-. La obesidad y sobrepeso afecta a 35 por ciento de la población infantil y lo grave es que ya se reportan casos de niños de entre 7 y 12 años con diabetes tipo 2 que no figuran en las estadísticas oficiales para poder dimensionar el problema que tiene México, aseguró Vanesa Ubaldo, educadora certificada por el Consejo Nacional de Educadores en Diabetes (Coned) y especialista de la Clínica Joslin de Boston.

“La diabetes tipo 2 en niños tiene un componente genético que, combinado con malos hábitos basados en ingesta excesiva de carbohidratos y azúcar, detona a temprana edad dicha enfermedad”, explicó la especialista.

Ubaldo, que participará en el panel “Diabetes: estatus y avances en México” organizado por MILENIO Foros el 14 de noviembre, refirió que en la práctica profesional ha detectado que la diabetes infantil por obesidad y sobrepeso sobrepasa a la tipo 1.

De acuerdo con su experiencia clínica, “si tomamos como muestra seis niños, uno acude a consulta por diabetes tipo 1 y cinco por la tipo 2”, explicó en entrevista la coautora del Manual para educadores en diabetes.

“Un bebé que nace con un peso superior a cuatro kilos ya puede tener alteraciones de la glucosa desde ese momento y desarrollar diabetes a los 7 años… El problema está creciendo, pero no hay cifras”.

Multifactorial

La especialista subrayó que son varios los factores que han contribuido a que haya diabetes tipo 2 en menores, como el estilo de vida o condiciones en que los padres o tutores deben trabajar y eso obliga a que el niño coma en la escuela, donde muchas veces los alimentos no están adecuadamente balanceados.

La mala alimentación incluso ocurre al dejarlos con los abuelos, quienes “son grandes cuidadores, pero pocos se enfocan en la alimentación del nieto y por lo regular sirven grandes porciones de comida, porque consideran que un niño gordito es sano, cuando es todo lo contrario”.

La inseguridad, abundó, es otra de las causas esenciales de que la epidemia haya alcanzado a los niños mexicanos.

“Ya no salen a jugar a los parques. Por lo regular se quedan en casa jugando con consolas y computadoras o viendo televisión. No tienen actividad física, casi siempre están sentados”, comentó.

Por la inseguridad, añadió, también los padres de familia ya no permiten que sus hijos caminen rumbo a la escuela y optan por contratar servicios de transporte escolar.

Detectar a tiempo

Lo preocupante, dijo Ubaldo, es que muchos niños diabéticos no son atendidos a tiempo. Un problema para el diagnóstico oportuno es que la diabetes, con todas sus complicaciones, se puede manifestar en dos años o en 10, dependiendo de cada organismo y de los hábitos.

“Si un niño con prediabetes sigue alimentándose de manera inadecuada y no hace ejercicio, entonces desarrollará a su corta edad complicaciones crónicas, principalmente  daños en los riñones, ojos y nervios de los pies”, alertó.

La diabetes afecta todos los órganos debido a que la azúcar viaja por la sangre. “No estamos ante un panorama alentador, es necesario que se tomen medidas urgentes, que se estudie a la población infantil, porque cuando crezcan no serán jóvenes productivos que trabajen y contribuyan al desarrollo de la nación. Esto pone en riesgo la estabilidad de México”, señaló la especialista.

Es preciso, abundó, que los niños sean diagnosticados y comiencen con tratamientos, pues hay revistas científicas de la Sociedad Americana de Nutrición y Endocrinología que establecen que una atención y manejo adecuado de la enfermedad permitirá a esos menores tener una vida lo más normal posible y  procrear hijos sanos.

Para detectar el padecimiento, “una de las características particulares de que los menores tienen diabetes es la presencia de acantosis nigricans, es decir, marcas oscuras atrás de cuello, rodillas, codos y pliegues de las axilas. Se trata de una pigmentación en la piel generada por la resistencia a la insulina”, explicó la nutrióloga. 

Videos