En la Constitución actual, solo 1.7% es de 1917 | Carlos Lomelí
REPLICA DE MEDIOS
En la Constitución actual, solo 1.7% es de 1917
4 Febrero 2017

En la Constitución actual, solo 1.7% es de 1917

Medio:
Milenio
Autor: 
Leticia Sánchez Medel
  • El especialista  propone que, tras 695 reformas, el mejor homenaje a la Carta Magna sería sustituir la concentración de poderes del presidencialismo.

México-. En el Teatro Iturbide —hoy Teatro de la República—, hace un siglo se aprobó la Constitución de 1917 con sus 136 artículos en alrededor de 22 mil palabras. A cien años de distancia ese documento registra 695 reformas y 229 decretos que contabilizan cerca de 67 mil palabras. Esos cambios han generado una gran confusión en la escritura constitucional, de ahí que, en opinión del doctor en derecho Diego Valadés, es momento de reformar la Carta Magna que rige a todos los mexicanos.

En entrevista con MILENIO, el integrante de El Colegio Nacional dice que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que discutió y redactó el Constituyente entre el 31 de diciembre de 1916 y el 31 de enero de 1917, ha sufrido cambios significativos, y únicamente 22 artículos subsisten intactos; es decir, del texto original “se conservan mil 160 palabras, que corresponden a 5.2 por ciento del documento aprobado en Querétaro, y a 1.7 por ciento del vigente en la actualidad”.

El artículo 73 ha sido el más modificado, con 77 cambios, mientras que el artículo 18 solo se ha reformado en una ocasión, según un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, precisa Valadés.

El jurista descarta que se deba hacer otra Constitución, pero se inclina por su reforma, ya que en este momento es difícil su comprensión porque hay muchos términos confusos y una inadecuada localización topográfica de preceptos, por lo que “solo reformando la Carta Magna el ciudadano interesado en la vida constitucional y política podría leerla y entenderla”.

NUEVA ETAPA

A un siglo de la promulgación de la Constitución, las condiciones de México son muy distintas: el analfabetismo es reducido, ya hay partidos y clase política, existe una ciudadanía y procesos participativos, por ejemplo. Lo que sigue, sostiene Valadés, “es acceder a una nueva etapa de nuestras instituciones: la parlamentarización del sistema presidencial. Mientras sigamos teniendo un sistema presidencial absolutista seguiremos teniendo resultados disfuncionales, como los que ahora vivimos en el país”.

¿Qué tiempo llevaría aprobar la parlamentarización del régimen?

Están hechos todos los estudios y vistas las diferentes opciones: se trata simplemente de que seleccionen lo que corresponda. Una reforma como esta puede estar en este mismo año, y sería un gran homenaje a la Constitución de 1917.

De ahí que la principal reforma que se debe hacer a la Constitución, propone Valadés, es la que se refiere al régimen de gobierno, en donde se tiene un rezago desde el siglo XIX, al tener aún una gran concentración del poder en la figura del Presidente de la República.

“Pondré un ejemplo de los efectos que esto tiene: el presidente Enrique Peña Nieto cuenta en este momento con un índice de aceptación de 12 por ciento; hay secretarios de Estado que tienen una mayor aceptación que él, lo que es una anomalía que obedece a que todas las decisiones son atribuibles directamente al presidente, ya que los secretarios no son ministros de gobierno para responder por la decisiones de las áreas que les corresponde encabezar. Así que cuando tenemos un problema de seguridad el que responde es el presidente; en una crisis de energéticos o fiscal, él también da la cara, e incluso hasta cuando hay una inundación debe responder”.

Frente a un régimen concentrado de poder y de facultades, se debe construir un gabinete integrado por ministros que den respuesta a la nación, y cuando no sea satisfactoria, entonces deberán dejar el cargo para que los sustituyan personas mejor capacitadas. “Si eso fuera así, el desprestigio de la apreciación pública no incidiría en el presidente de la República, como sucede en nuestros días”.

Esa situación es resultado de la Constitución de 1917, ya que en aquel momento “fue la mejor decisión que se pudo tomar; el propio Venustiano Carranza dijo el 1 de diciembre de 1916: ‘No podemos construir un sistema parlamentario porque no tenemos partidos políticos ni clase dirigente ni una ciudadanía conformada’. Eso es comprensible, precisa Valadés, porque en aquellos años 91 por ciento de la población era analfabeta”.

Videos